Calderas de leña

Mostrando 1-3 de 3 artículo(s)

Todo lo que necesitas saber sobre las calderas de leña


¿Estás pensando en instalar una caldera de leña en tu casa? ¿Quieres saber cuáles son las ventajas y los inconvenientes de este tipo de calefacción? ¿Te gustaría conocer los diferentes tipos de calderas de leña que existen y cómo elegir la más adecuada para tus necesidades? Si la respuesta es sí, sigue leyendo este artículo, porque te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre las calderas de leña.


Las calderas de leña son un sistema de calefacción que utiliza la leña como combustible para generar agua caliente que se distribuye por los radiadores o el suelo radiante de la vivienda. Además, algunas calderas de leña también pueden producir agua caliente sanitaria para el uso doméstico.


Las calderas de leña son una opción ecológica y económica para calentar tu hogar, ya que la leña es un recurso renovable y barato que reduce las emisiones de CO2 y la dependencia de los combustibles fósiles. Sin embargo, también tienen algunos inconvenientes, como la necesidad de espacio para almacenar la leña, el mantenimiento periódico que requieren o la generación de cenizas y humos

En esta tienda te vamos a explicar los siguientes aspectos sobre las calderas de leña:

  • Los tipos de caldera de leña que existen y sus características principales.
  • Los precios de las calderas de leña y los factores que influyen en ellos.
  • El consumo de una caldera de leña y cómo calcularlo.
  • La instalación de una caldera de leña y los requisitos que debe cumplir.
  • El mantenimiento de una caldera de leña y los consejos para alargar su vida útil.
  • Las ventajas y los inconvenientes de las calderas de leña frente a otros sistemas de calefacción.


Si quieres saber más sobre las calderas de leña, no te pierdas este artículo hasta el final. Te aseguramos que te sorprenderás con todo lo que puedes aprender sobre este sistema de calefacción tan tradicional y a la vez tan moderno.

Tipos de caldera de leña


Existen diferentes tipos de caldera de leña según el modo en que se realiza la combustión, el tipo de leña que utilizan o el sistema hidráulico que incorporan. A continuación te explicamos los más comunes:


1.    Caldera de leña tradicional


Es la más sencilla y antigua. Consiste en una cámara donde se quema la leña directamente y se transfiere el calor al agua mediante un intercambiador. La leña se carga manualmente y se regula el aire mediante una válvula. Este tipo de caldera tiene un rendimiento bajo (entre el 50% y el 70%) y produce mucha ceniza y humo. Además, necesita una gran cantidad de leña y un depósito de inercia para acumular el agua caliente.

2.    Caldera de leña con ventilador

Es similar a la anterior, pero incorpora un ventilador que sopla aire forzado a la cámara de combustión, lo que mejora el rendimiento (entre el 70% y el 80%) y reduce las emisiones. También necesita un depósito de inercia y una gran cantidad de leña.


3.    Caldera de gasificación o llama invertida

Es la más avanzada y eficiente. Consiste en dos cámaras separadas: una donde se seca y gasifica la leña mediante un ventilador, y otra donde se quema el gas resultante con aire precalentado. De esta forma se logra un rendimiento superior al 90% y una combustión limpia y completa. Este tipo de caldera puede funcionar con troncos o con pellets, según el modelo. También necesita un depósito de inercia, pero consume menos leña que las anteriores.

Precios de las calderas de leña


Los precios de las calderas de leña varían según el tipo, la potencia, la marca o el modelo. En general, podemos decir que una caldera de leña tradicional puede costar entre 1.000 y 2.000 euros, una caldera de leña con ventilador entre 2.000 y 3.000 euros, y una caldera de gasificación entre 3.000 y 5.000 euros.
A estos precios hay que sumar el coste de la instalación, que dependerá de la complejidad del sistema hidráulico, el tipo de chimenea o la distancia entre la caldera y los radiadores. El precio medio de la instalación puede oscilar entre 500 y 1.500 euros.


También hay que tener en cuenta el coste del depósito de inercia, que es un elemento imprescindible para el funcionamiento de las calderas de leña. El depósito de inercia es un recipiente que almacena el agua caliente producida por la caldera y la distribuye por los radiadores cuando se necesita. El precio del depósito de inercia depende de su capacidad, que suele ser entre 500 y 2.000 litros. El precio medio de un depósito de inercia puede estar entre 1.000 y 2.000 euros.
Por último, hay que considerar el coste del combustible, es decir, la leña. El precio de la leña depende del tipo, la calidad, la cantidad y el lugar donde se compre. El precio medio de la leña puede estar entre 0,10 y 0,20 euros por kilo.

Consumo de una caldera de leña

El consumo de una caldera de leña depende de varios factores, como la potencia, el rendimiento, el aislamiento de la vivienda, la temperatura exterior o el uso que se haga de la calefacción. Por eso, no es fácil dar una cifra exacta del consumo de una caldera de leña.


Sin embargo, podemos hacer una estimación aproximada basándonos en algunos datos medios. Por ejemplo, supongamos que tenemos una caldera de gasificación de 25 kW con un rendimiento del 90%, que usamos durante 6 horas al día durante 4 meses al año, y que necesitamos una temperatura media de 20 ºC en nuestra vivienda.


En este caso, podemos aplicar la siguiente fórmula para calcular el consumo anual de leña:
Consumo anual (kg) = Potencia (kW) x Horas al día x Días al año x Factor climático / Rendimiento
El factor climático es un número que indica la diferencia entre la temperatura interior y la exterior. Cuanto mayor sea esta diferencia, mayor será el factor climático y mayor será el consumo. Por ejemplo, si la temperatura exterior media es de 10 ºC, el factor climático será de 10 (20 - 10 = 10). Si la temperatura exterior media es de 0 ºC, el factor climático será de 20 (20 - 0 = 20).

Sustituyendo los datos en la fórmula anterior, obtenemos:
Consumo anual (kg) = 25 x 6 x 120 x 10 / 0,9 = 20.000 kg
Es decir, necesitaríamos unos 20 toneladas de leña al año para calentar nuestra vivienda con una caldera de gasificación.

Instalación de una caldera de leña

La instalación de una caldera de leña requiere cumplir una serie de requisitos técnicos y legales para garantizar su seguridad y eficiencia. Estos requisitos son los siguientes:

  • La caldera debe estar ubicada en un lugar ventilado y accesible, preferiblemente cerca del lugar donde se almacena la leña.
  • La caldera debe estar conectada a un sistema hidráulico que incluya un depósito de inercia, una bomba circuladora, un vaso de expansión y unas válvulas de seguridad.
  • La caldera debe estar conectada a una chimenea adecuada que evacue los humos al exterior y evite las condensaciones y los retornos.
  • La chimenea debe tener una altura mínima según el código técnico de edificación (CTE) y debe sobresalir al menos un metro por encima del tejado más cercano.
  • La chimenea debe tener un diámetro adecuado según la potencia y el tipo de caldera.
  • La chimenea debe estar aislada térmicamente y debe tener un sombrerete antilluvia y antiviento.
  • La instalación debe cumplir con las normativas locales y nacionales sobre seguridad contra incendios

Mantenimiento de una caldera de leña

El mantenimiento de una caldera de leña es una tarea imprescindible para asegurar su buen funcionamiento, su seguridad y su eficiencia. Un mantenimiento adecuado también permite alargar la vida útil de la caldera y evitar averías y problemas.
El mantenimiento de una caldera de leña se puede dividir en dos tipos: el mantenimiento periódico y el mantenimiento anual.

  1. Mantenimiento periódico


El mantenimiento periódico consiste en la limpieza regular de la caldera y sus componentes, especialmente la cámara de combustión, el intercambiador de calor, el conducto de humos y el depósito de cenizas. Esta limpieza se debe realizar al menos una vez al mes, o con mayor frecuencia si se usa la caldera a diario.
La limpieza de la caldera se debe hacer cuando la caldera esté apagada y fría, usando guantes y mascarilla para evitar quemaduras e inhalación de polvo. Se deben retirar todas las cenizas y residuos del interior de la caldera y de todas las zonas accesibles, usando un cepillo y una aspiradora. También se debe comprobar que no haya ninguna obstrucción en el conducto de humos y que el ventilador funcione correctamente.


La limpieza periódica de la caldera tiene varias ventajas:

  • Mejora el rendimiento y la eficiencia de la caldera, ya que se evita la acumulación de residuos que dificultan la combustión y el intercambio de calor.
  • Reduce el riesgo de incendios y explosiones, ya que se evita la formación de gases inflamables y se facilita la evacuación de los humos.
  • Ahorra combustible y reduce las emisiones, ya que se optimiza el uso de la leña y se minimiza la generación de CO2.

       2. Mantenimiento anual


El mantenimiento anual consiste en una revisión completa de la caldera y sus componentes, que debe ser realizada por un profesional cualificado. Esta revisión se debe hacer una vez al año, preferiblemente antes del inicio de la temporada de calefacción.

  • La revisión anual de la caldera incluye los siguientes aspectos:
  • La comprobación del estado general de la caldera y sus componentes, como las juntas, los aislamientos, los sensores, las válvulas, etc.
  • La verificación del funcionamiento correcto de los sistemas de seguridad, como el termostato, el presostato, el vaso de expansión, etc.
  • La medición del rendimiento y la eficiencia de la caldera, así como las emisiones contaminantes.
  • El ajuste o sustitución de las piezas que lo requieran, como los filtros, las bujías, los electrodos, etc.
  • La limpieza en profundidad de la caldera y sus componentes, incluyendo la chimenea y el sombrerete

La revisión anual de la caldera tiene varias ventajas:

  • Garantiza el cumplimiento de las normativas legales vigentes sobre seguridad e higiene ambiental.
  • Previene posibles averías y problemas que puedan afectar al funcionamiento o a la seguridad de la caldera.
  • Alarga la vida útil de la caldera y sus componentes, evitando desgastes prematuros o roturas.
  • Mejora el confort térmico y el ahorro energético, al asegurar que la caldera funciona con las condiciones óptimas.


Ventajas y desventajas de las calderas de leña


Las calderas de leña tienen una serie de ventajas y desventajas que conviene conocer antes de decidirse por este sistema de calefacción. A continuación te las resumimos:

Ventajas de las calderas de leña

  • Son ecológicas y sostenibles, ya que la leña es un recurso renovable y biodegradable que reduce las emisiones de CO2 y la dependencia de los combustibles fósiles.
  • Son económicas, ya que la leña es un combustible barato y abundante que permite ahorrar en los costes de calefacción. Además, las calderas de leña tienen un alto rendimiento y una larga vida útil.
  • Son confortables, ya que generan un calor natural y homogéneo que se distribuye por toda la vivienda. Además, algunas calderas de leña también pueden producir agua caliente sanitaria para el uso doméstico.
  • Son versátiles, ya que se pueden adaptar a diferentes tipos de instalaciones y sistemas hidráulicos. También se pueden combinar con otros sistemas de calefacción, como los paneles solares o las bombas de calor.

Desventajas de las calderas de leña

  • Necesitan espacio y almacenamiento, ya que la leña ocupa mucho volumen y hay que guardarla en un lugar seco y ventilado. También hay que cargarla manualmente en la caldera cada cierto tiempo.
  • Necesitan mantenimiento y limpieza, ya que la leña produce cenizas y humos que hay que retirar periódicamente. También hay que revisar el estado de la caldera y sus componentes al menos una vez al año por un profesional cualificado.
  • Generan residuos y contaminación, ya que la leña puede contener impurezas o tratamientos químicos que afecten a la calidad de la combustión. También hay que tener en cuenta el impacto ambiental del transporte y la tala de la leña.
  • Requieren una instalación adecuada y segura, ya que la caldera debe estar ubicada en un lugar ventilado y accesible, conectada a un sistema hidráulico que incluya un depósito de inercia y a una chimenea que evacue los humos al exterior.
  • También hay que cumplir con las normativas legales vigentes sobre seguridad e higiene ambiental.


Espero que este artículo te haya sido útil para conocer más sobre las calderas de leña y sus características. Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y familiares que puedan estar interesados en este sistema de calefacción. Y si tienes alguna duda o comentario, déjanoslo abajo y te responderemos lo antes posible.

Product added to wishlist
Product added to compare.

iqitcookielaw - module, put here your own cookie law text