Estufas de leña rincon


Estufas de leña rincón: rellena los huecos con estilo en tu hogar

¿Te gustaría tener una estufa de leña en tu casa, pero no sabes cómo elegir la mejor opción para tu espacio? ¿Te has fijado en las estufas de leña de rincón, pero no sabes si son adecuadas para tu hogar? ¿Quieres saber qué ventajas e inconvenientes tienen estas estufas, cómo se instalan, cómo se mantienen y cómo se decoran? Si has respondido que sí a alguna de estas preguntas, este artículo es para ti.

Os vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre las estufas de leña de rincón, esas estufas que se colocan en el ángulo formado por dos paredes y que aprovechan al máximo el espacio disponible. Te voy a contar qué tipos de estufas de leña de rincón existen, qué características debes tener en cuenta a la hora de comprar una, cómo se instalan y se cierran, cómo se limpian y se mantienen, y cómo puedes decorar el rincón donde la pongas para crear un ambiente acogedor y cálido.

Además, te voy a mostrar algunos ejemplos de estufas de leña de rincón que puedes encontrar en el mercado, tanto nuevas como de segunda mano, y te voy a dar algunos consejos para que elijas la que mejor se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto. Al final del artículo, te voy a revelar un truco muy sencillo para ahorrar dinero y energía con tu estufa de leña de rincón. ¿Te lo vas a perder?

 

¿Qué son las estufas de leña de rincón?

Las estufas de leña de rincón son un tipo de estufas que se diseñan para aprovechar el espacio que queda entre dos paredes que forman un ángulo recto. De esta manera, se consigue optimizar el aprovechamiento del espacio disponible y se crea un punto focal en la estancia donde se ubica la estufa.

Las estufas de leña de rincón funcionan con leña como combustible, lo que las hace más ecológicas y económicas que otras opciones que usan gas o electricidad. Además, la leña proporciona un calor natural y agradable, que crea una atmósfera acogedora y confortable en el hogar.

chimenea metalica

Las estufas de leña de rincón pueden tener diferentes formas y tamaños, dependiendo del espacio que se tenga y del estilo que se quiera dar a la decoración. Algunas son más redondeadas y otras más cuadradas, algunas tienen horno y otras no, algunas tienen campana y otras no, algunas tienen ventiladores y otras no, etc.

Lo que todas tienen en común es que se colocan en el rincón de la habitación, lo que les da una serie de ventajas e inconvenientes que vamos a ver a continuación.

¿Qué ventajas e inconvenientes tienen las estufas de leña de rincón?

Las estufas de leña de rincon tienen una serie de ventajas e inconvenientes que debes conocer antes de decidirte a comprar una. A continuación, te los resumo:

Ventajas

  1. Aprovechan el espacio disponible: al colocarse en el rincón de la habitación, no ocupan espacio útil ni interfieren con el paso o la distribución del mobiliario. De esta manera, se consigue optimizar el espacio y crear un ambiente más amplio y ordenado.
    Dan un toque de estilo y personalidad: las estufas de leña de rincón son un elemento decorativo que aporta un toque de estilo y personalidad al hogar. Puedes elegir entre diferentes modelos y diseños, que se adapten al estilo de tu decoración, ya sea rústico, moderno, clásico, etc. Además, puedes decorar el rincón donde la pongas con elementos que realcen su belleza y su funcionalidad, como plantas, cuadros, velas, etc.
  2. Proporcionan un calor natural y agradable: las estufas de leña de rincón generan un calor natural y agradable, que se distribuye por toda la estancia de forma homogénea. La leña es un combustible renovable y ecológico, que no emite gases nocivos ni deja residuos. Además, el fuego crea una atmósfera acogedora y confortable, que invita al relax y al disfrute.
  3. Ahorran dinero y energía: las estufas de leña de rincón son más económicas que otras opciones que usan gas o electricidad, ya que la leña es un combustible barato y fácil de conseguir. Además, las estufas de leña de rincón tienen un alto rendimiento térmico, lo que significa que aprovechan al máximo el calor generado por la combustión de la leña y lo transfieren al ambiente. De esta manera, se consigue ahorrar dinero y energía, y se reduce el impacto ambiental.


Inconvenientes

  1. Requieren una instalación adecuada: las estufas de leña de rincón requieren una instalación adecuada, que cumpla con las normativas vigentes y garantice la seguridad y el correcto funcionamiento de la estufa. Es necesario contar con una salida de humos adecuada, que evacue los gases producidos por la combustión de la leña. También es necesario contar con una base resistente y aislante, que soporte el peso y el calor de la estufa. Además, es necesario respetar unas distancias mínimas entre la estufa y los elementos inflamables o combustibles que haya en la habitación. Por todo ello, se recomienda contratar a un profesional cualificado para realizar la instalación.
  2. Necesitan un mantenimiento periódico: las estufas de leña de rincón necesitan un mantenimiento periódico, que asegure su buen estado y su óptimo rendimiento. Es necesario limpiar la estufa regularmente, retirando las cenizas y los restos de leña que se acumulen en el interior. También es necesario limpiar el cristal y las partes metálicas, para evitar que se ensucien o se oxiden. Además, es necesario revisar la salida de humos y el tiro de la chimenea, para evitar obstrucciones o fugas que puedan afectar al funcionamiento o a la seguridad de la estufa.
  3. Generan humo y cenizas: las estufas de leña de rincón generan humo y cenizas como resultado de la combustión de la leña. El humo puede ser molesto o perjudicial para la salud si no se evacua correctamente o si se produce una mala combustión. Las cenizas pueden ensuciar el suelo o los muebles si no se retiran con cuidado o si se producen corrientes de aire. Por eso, es importante usar leña seca y de buena calidad, que genere menos humo y cenizas, y tener una buena ventilación en la habitación donde se ubique la estufa.

 

Estufas de leña de rincón baratas

Las estufas de leña de rincón baratas son aquellas que tienen un precio más asequible que otras opciones del mercado, pero que no renuncian a la calidad y al rendimiento. Estas estufas suelen tener un diseño más sencillo y funcional, que se adapta a cualquier tipo de decoración. Además, al tener un precio más bajo, permiten ahorrar dinero y disfrutar del calor de la leña sin gastar demasiado.

Las estufas de leña de rincón baratas pueden tener diferentes formas, tamaños y potencias, dependiendo del espacio que se tenga y del calor que se quiera generar. Algunas tienen horno incorporado, lo que permite aprovechar el calor para cocinar o calentar alimentos. Otras tienen campana o ventiladores, lo que ayuda a distribuir el calor por toda la habitación.

¿Qué características debes tener en cuenta a la hora de comprar una estufa de leña de rincón?

A la hora de comprar una estufa de leña de rincón, debes tener en cuenta una serie de características que determinarán su calidad, su rendimiento y su adaptación a tus necesidades y a tu espacio. Estas características son las siguientes:

  1.  La potencia: la potencia es la cantidad de calor que puede generar la estufa por unidad de tiempo. Se mide en kilovatios (kW) y depende del tamaño y del tipo de leña que se use. La potencia que necesites dependerá del tamaño y del aislamiento de la habitación donde vayas a colocar la estufa, así como del clima de tu zona. Como orientación, se calcula que se necesita 1 kW por cada 10 m2 de superficie a calentar. Por ejemplo, si tu habitación tiene 40 m2, necesitarás una estufa de 4 kW. Sin embargo, esta cifra puede variar según las condiciones específicas de cada caso.
  2. El rendimiento: el rendimiento es el porcentaje de calor que aprovecha la estufa y que transfiere al ambiente. Se mide en porcentaje (%) y depende del diseño y de la calidad de la estufa. Cuanto mayor sea el rendimiento, más eficiente será la estufa y menos leña consumirá. Lo ideal es elegir una estufa con un rendimiento superior al 70%, que es el mínimo exigido por la normativa europea. Por ejemplo, si una estufa tiene un rendimiento del 75%, significa que aprovecha el 75% del calor generado por la leña y que pierde el 25% por el humo o por otras vías.
  3. El material: el material es el elemento que compone la estructura y las partes principales de la estufa. El material más común es el hierro fundido, que es un metal resistente, duradero y que acumula y distribuye bien el calor. Sin embargo, también hay otros materiales como el acero, que es más ligero y más barato, pero que se calienta y se enfría más rápido; o la cerámica, que es más decorativa y más aislante, pero que es más frágil y más cara.
  4. Los accesorios: los accesorios son los elementos adicionales que complementan o mejoran las funciones de la estufa. Algunos accesorios son el horno, que permite cocinar o calentar alimentos con el calor de la leña; la campana, que cubre la parte superior de la estufa y ayuda a evacuar el humo; los ventiladores, que impulsan el aire caliente hacia el exterior y mejoran la distribución del calor; el cristal vitrocerámico, que permite ver el fuego y protege de las chispas; el cenicero, que facilita la limpieza de las cenizas; etc.

·      

¿Cómo se instalan y se apagan las estufas de leña de rincón?

La instalación y el cierre de las estufas de leña de rincón son dos aspectos fundamentales para garantizar la seguridad y el correcto funcionamiento de la estufa. Por eso, se recomienda contar con la ayuda de un profesional cualificado que realice estas tareas siguiendo las normativas vigentes y las instrucciones del fabricante. No obstante, a continuación, te voy a dar unas pautas generales que debes tener en cuenta:

Instalación

La instalación de una estufa de leña de rincón implica los siguientes pasos:

  1. Elegir el lugar adecuado: debes elegir un rincón de la habitación que tenga suficiente espacio para colocar la estufa y que tenga una buena ventilación. También debes respetar unas distancias mínimas de seguridad entre la estufa y los elementos inflamables o combustibles que haya en la habitación, como muebles, cortinas, alfombras, etc. Estas distancias pueden variar según el modelo y el material de la estufa, pero como orientación, se recomienda dejar al menos 80 cm por delante, 50 cm por los lados y 100 cm por arriba.
  2. Preparar la base: debes preparar una base resistente y aislante que soporte el peso y el calor de la estufa. Esta base puede ser de hormigón, de ladrillo, de piedra o de metal, y debe tener un grosor mínimo de 5 cm. También debe sobresalir unos 30 cm por delante y por los lados de la estufa, para evitar que caigan chispas o cenizas al suelo.
  3. Conectar la salida de humos: debes conectar la salida de humos de la estufa con la chimenea o el conducto que evacue el humo al exterior. Esta conexión debe ser lo más recta y corta posible, para evitar pérdidas de calor o problemas de tiro. También debe tener un diámetro adecuado al de la estufa, para evitar obstrucciones o fugas. Además, debes colocar un sombrerete en el extremo exterior del conducto, para evitar que entre agua o animales.
  4. Comprobar el funcionamiento: una vez instalada la estufa, debes comprobar que funciona correctamente y que no hay ningún problema. Para ello, puedes encender un pequeño fuego con leña seca y observar si el humo sale bien por la chimenea, si el cristal se empaña o se ensucia, si hay algún ruido extraño o si hay algún olor desagradable. Si todo va bien, puedes disfrutar de tu estufa con tranquilidad.

·      

Apagar la estufa

El cierre de una estufa de leña de rincón implica los siguientes pasos:

  • Apagar el fuego: debes apagar el fuego completamente antes de cerrar la estufa. Para ello, puedes dejar que se consuma la leña por sí sola o puedes usar un extintor o un cubo de agua para apagar las llamas. Nunca uses agua directamente sobre el cristal o las partes metálicas, ya que podrías dañarlas por el cambio brusco de temperatura.
  • Retirar las cenizas: debes retirar las cenizas que se hayan acumulado en el interior de la estufa. Para ello, puedes usar una pala o un aspirador específico para cenizas, que evite que se levante polvo o que se dañe la estufa. Debes esperar a que las cenizas se enfríen por completo antes de manipularlas, y debes depositarlas en un recipiente metálico con tapa, lejos de cualquier fuente de calor o de combustión.
  • Limpiar el cristal y las partes metálicas: debes limpiar el cristal y las partes metálicas de la estufa, para eliminar los restos de hollín, de humo o de suciedad que se hayan podido adherir. Para ello, puedes usar un paño húmedo o un producto específico para limpiar estufas, que no sea abrasivo ni corrosivo. Debes evitar usar productos químicos o inflamables, ya que podrían dañar la estufa o provocar un incendio.
  • Cerrar la puerta y los registros: debes cerrar la puerta y los registros de la estufa, para evitar que entre aire o humedad en el interior. Esto ayudará a conservar mejor la estufa y a evitar problemas de oxidación o de condensación. También debes cerrar el tiro de la chimenea, para evitar que entre aire frío o animales por el conducto.
  • Cenizas y los restos de leña que se hayan acumulado en el interior. Para ello, puedes usar una pala o un aspirador específico para cenizas, que evite que se levante polvo o que se dañe la estufa. Debes esperar a que las cenizas se enfríen por completo antes de manipularlas, y debes depositarlas en un recipiente metálico con tapa, lejos de cualquier fuente de calor o de combustión.
  • Limpiar el cristal y las partes metálicas periódicamente: periódicamente, debes limpiar el cristal y las partes metálicas de la estufa, para eliminar los restos de hollín, de humo o de suciedad que se hayan podido adherir. Para ello, puedes usar un paño húmedo o un producto específico para limpiar estufas, que no sea abrasivo ni corrosivo. Debes evitar usar productos químicos o inflamables, ya que podrían dañar la estufa o provocar un incendio.
  • Limpiar la salida de humos y el tiro de la chimenea anualmente: anualmente, debes limpiar la salida de humos y el tiro de la chimenea, para evitar obstrucciones o fugas que puedan afectar al funcionamiento o a la seguridad de la estufa. Para ello, puedes usar un cepillo o un deshollinador específico para chimeneas, que elimine los restos de hollín o de creosota que se hayan acumulado en el conducto. También puedes contratar a un profesional cualificado que realice esta tarea con garantías.

·      

Mantenimiento

El mantenimiento de una estufa de leña de rincón implica los siguientes pasos:

  1. Revisar el estado de la estufa antes de cada uso: antes de cada uso, debes revisar el estado de la estufa y comprobar que no haya ningún problema o desperfecto. Debes verificar que la puerta y los registros cierren bien, que el cristal y las juntas estén en buen estado, que no haya ninguna pieza suelta o rota, etc. Si detectas algún problema, debes solucionarlo lo antes posible o contactar con el servicio técnico.
  2. Cambiar las piezas desgastadas o dañadas periódicamente: periódicamente, debes cambiar las piezas desgastadas o dañadas por el uso o por el paso del tiempo. Estas piezas pueden ser el cristal, las juntas, las manillas, los ventiladores, etc. Debes usar siempre piezas originales o compatibles con el modelo de tu estufa, y seguir las instrucciones del fabricante para realizar el cambio correctamente. También puedes contratar a un profesional cualificado que realice esta tarea con garantías.
  3. Proteger la estufa de la humedad y del frío en periodos de inactividad: en periodos de inactividad, debes proteger la estufa de la humedad y del frío, que pueden causar problemas de oxidación o de condensación. Para ello, puedes cubrir la estufa con una funda impermeable y transpirable, que evite que se moje o se ensucie. También puedes colocar unos trozos de leña seca en el interior de la estufa, que absorban la humedad y mantengan el ambiente seco.

·    

¿Cómo se decoran los rincones con estufas de leña?

Los rincones con estufas de leña son un elemento decorativo que aporta un toque de estilo y personalidad al hogar. Por eso, se puede aprovechar este espacio para crear un ambiente acogedor y cálido, que invite al relax y al disfrute.

A continuación, te voy a dar algunas ideas para decorar los rincones con estufas de leña:

  • Usa colores neutros y naturales: los colores neutros y naturales, como el blanco, el beige, el gris o el marrón, son ideales para crear un ambiente armonioso y tranquilo, que combine bien con el color y el material de la estufa. Puedes usar estos colores para pintar las paredes, los muebles o los textiles que rodeen la estufa, como alfombras, cojines o mantas.
  • Añade elementos vegetales: los elementos vegetales, como plantas, flores o ramas, son perfectos para dar un toque de vida y de frescura al rincón con la estufa. Puedes colocar estos elementos en macetas, jarrones o cestos, que se adapten al estilo de tu decoración. También puedes optar por plantas artificiales o secas, que no necesiten cuidados ni riego.
  • Incorpora elementos luminosos: los elementos luminosos, como velas, faroles o guirnaldas, son ideales para crear un ambiente cálido y acogedor, que resalte la belleza del fuego. Puedes colocar estos elementos en el suelo, en las paredes o en los muebles que rodeen la estufa, creando diferentes puntos de luz. También puedes usar luces led o solares, que son más seguras y ecológicas que las tradicionales.
  • Crea un espacio de lectura o de descanso: puedes crear un espacio de lectura o de descanso junto a la estufa, donde puedas relajarte y disfrutar del calor. Para ello, puedes colocar un sillón, un sofá o una chaise longue cómodos y mullidos, que se adapten al tamaño y a la forma del rincón. También puedes añadir una mesita auxiliar, una lámpara de pie o una estantería con libros o revistas.

·      

¿Qué truco puedes usar para ahorrar dinero y energía con tu estufa de leña de rincón?

Para terminar este artículo, te voy a revelar un truco muy sencillo que puedes usar para ahorrar dinero y energía con tu estufa de leña de rincón. Se trata de usar un ventilador de estufa, que es un dispositivo que se coloca sobre la estufa y que aprovecha el calor para generar electricidad y mover unas aspas que impulsan el aire caliente hacia el exterior.

De esta manera, se consigue distribuir el calor por toda la habitación de forma más eficiente y homogénea, lo que permite reducir el consumo de leña y aumentar el confort térmico. Además, al no usar pilas ni enchufes, se ahorra dinero y energía, y se respeta el medio ambiente.

Conclusión

En este artículo, te he explicado todo lo que necesitas saber sobre las estufas de leña de rincón, esas estufas que se colocan en el ángulo formado por dos paredes y que aprovechan al máximo el espacio disponible. Te he contado qué tipos de estufas de leña de rincón existen, qué características debes tener en cuenta a la hora de comprar una, cómo se instalan y se cierran, cómo se limpian y se mantienen, y cómo se decoran los rincones con estufas de leña.

Además, te he mostrado algunos ejemplos de estufas de leña de rincón que puedes encontrar en el mercado, tanto nuevas como de segunda mano, y te he dado algunos consejos para que elijas la que mejor se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto. Al final del artículo, te he revelado un truco muy sencillo para ahorrar dinero y energía con tu estufa de leña de rincón.

Espero que este artículo te haya sido útil e interesante, y que te haya ayudado a resolver tus dudas sobre las estufas de leña de rincón. Si te ha gustado, te invito a compartirlo con tus amigos o familiares que también estén interesados en este tema. Y si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejármelo abajo. Estaré encantado de responderte. ¡Hasta pronto!

 

Product added to wishlist
Product added to compare.

iqitcookielaw - module, put here your own cookie law text